Julio Pastor – Contrabajista y Triatleta

¡Hola a todos!

Hoy comparto con todos vosotros una de las entrevistas más motivadoras y un perfecto ejemplo a seguir, de todas las que he realizado ha día de hoy.

En esta ocasión tenemos a Julio Pastor, un joven contrabajista de gran referencia en el ámbito musical, dentro y fuera de nuestro país.

En esta entrevista encontraréis información sobre su vida musical, deportiva y podréis leer un claro ejemplo de constancia, trabajo, motivación y ser sobretodo, conocer un gran apasionado de la música y deporte, que luego lo plasma tanto en su docencia como tarea interpretativa.

Saludos.

30728071_1615914028507116_2900222575529426944_o.jpg

Hola Julio. Gracias por prestarnos unos minutos para poder realizarte esta entrevista. Antes de empezar, me gustaría que te presentases a los lectores para que te conozcan un poco más.

Nací en Onil (Alicante) y tengo 28 años. Actualmente resido en Madrid. Trabajo en la Orquesta Nacional de España, como profesor en el Conservatorio Superior de Música del País Vasco “Musikene” y en el Conservatorio Katarina Gurska de Madrid. He tenido la suerte de formar parte de orquestas jóvenes de la talla de la Gustav Mahler Jugendorchester o la Joven Orquesta Nacional de España, y he colaborado con prestigiosas orquestas europeas como la Royal Concertgebouw Orchestra, Netherlands Philarmónic Orchestra o Orchestra del Teatro Regio de Turín. Soy un apasionado de los animales, del deporte y me encanta mi trabajo. Tengo la vida que siempre deseé.

Julio, ¿cuándo conseguiste tu plaza de Contrabajista en la Orquesta y Coro Nacionales de España? Cuéntanos tu experiencia.

Fue en enero de 2017. Estaba trabajando como solista de contrabajo en la orquesta Sinfónica de Castilla y León desde hacía un año y me vine a Madrid a hacer las pruebas. Como cualquier audición de orquesta, es un día muy duro que hay que afrontar con calma, evitando tensiones y nervios innecesarios. Hay que ir muy preparado y mentalizado de que el día va a ser largo. Estuve un tiempo antes de esas pruebas preparándome mucho, no solo con estudio, el yoga me ayudó muchísimo. Llegué a primera hora de la mañana al auditorio y éramos alrededor de 50 aspirantes para tan solo 2 plazas. La primera ronda fue, como suele ser, detrás de una cortina. Fuimos 9 seleccionados para tocar en la segunda ronda. Esta segunda y última ronda fue muy larga, nos hicieron tocar mucho repertorio, y finalmente nos seleccionaron a mí y a mi actual compañero, Rodrigo Moro.

IMG_2083

¿Qué es para ti como músico de orquesta, la práctica deportiva?

Esencial, no sabría decir si más por la parte física o por la mental, es increíble lo que ayuda.

El deporte me ha aportado beneficios no solamente como intérprete, sino también como pedagogo. Una de las tareas más difíciles de un profesor es motivar a sus alumnos. Puedes transmitirles todos tus conocimientos, pero al final son ellos los que tienen que estudiar cada día y aplicarlos, y si no están motivados no sirve de nada aportar dichos conocimientos. Aquí la psicología deportiva es muy importante, y es la faceta que más me gusta desarrollar como docente: la motivación. Practico deporte desde pequeño, pero me aparté de él en los años de estudio intenso. Ahora me doy cuenta de que eso fue un error, y hace más o menos un año que volví. Digo error porque dejé de practicarlo de manera regular para dedicar el máximo de horas al estudio sin ser consciente de que no es solamente la suma de horas lo que te hace mejorar. Y ahora, después de todo, veo que estoy teniendo mejoras en mi estudio diario, nuevas sensaciones de fuerza y soltura que antes, cuando solamente trabajaba el instrumento, no conseguía. Y todo simplemente sumando una rutina deportiva a mi vida. No debemos olvidar que somos intérpretes de dos instrumentos, el musical y el cuerpo.

Si solamente trabajamos con el instrumento musical estamos haciendo una práctica incompleta. A lo largo de nuestra carrera como músicos cambiamos de instrumento, de arco, de boquillas, de cañas… pero nuestro cuerpo es lo único que nos va a acompañar a lo largo de toda nuestra vida. Si no lo cuidamos… mal asunto. Es importante que cada uno haga el deporte que le guste, no el más duro ni el más exigente, sino el que a cada uno le motive y le despeje. Vivir sin motivación es lo más triste que a uno le pueda pasar, y es necesario dedicar tiempo a aquellas cosas que nos motiven fuera de nuestra profesión para desarrollar ésta con ganas. No podemos centrar nuestra vida solamente en nuestra profesión, es un error muy común en los músicos.

El deporte, sea cual sea, aporta beneficios increíbles: despejar la mente, evitar dolores musculares, ganar fuerza y resistencia muscular y mental, acelerar la recuperación después de un esfuerzo… Además, ayuda a relativizar los problemas de la vida profesional y personal, mejora el estado de ánimo, te hace sentir más activo, más positivo, y sobre todo, se trabaja la fuerza de voluntad. Insisto mucho a mis alumnos en que hagan deporte como complemento del estudio, no necesariamente algo muy muy exigente, cumplir con unas 4 horas semanales es suficiente. NUNCA descuidando las horas de estudio, claro está, hay que tener claras las prioridades. Lo más importante de todo es la planificación, el día es muy largo y da tiempo para todo.

42707289082_d56ceb96aa_k

¿Qué deporte practicas y cuántos días entrenas?

Practico triatlón. Ya lo practicaba de pequeño, cuando aún éramos pocos. Ahora parece que se está poniendo de moda, y me alegro por ello. Entreno todos los días de la semana menos uno de descanso. Algunos días hago doble sesión. En total vienen siendo entre 9 y 12 horas semanales, es decir, entre 1 y 2 horas al día. Al fin y al cabo, es un tiempo del que muchos disponemos. Piensa en las horas que pasamos frente a la tele, al ordenador o al móvil… por no hablar de las horas de estudio sin concentración. Esas son las peores.

Julio, me ha contado un pajarito que el año pasado quedaste 4º de tu categoría en un triatlón copa de España de Media distancia. Cuéntanos que es un triatlón y tu experiencia en este sacrificado deporte.

Así es, fue en Valencia, en junio de este mismo año. Fue un resultado que no esperaba. Un año antes, después de mucho tiempo sin vernos, contacté con un antiguo compañero de carreras que hoy en día es entrenador de triatlón y uno de los triatletas más destacados de España en Media Distancia: Emilio Aguayo. Desde entonces estoy entrenando con él y estoy muy contento con mis progresos y con lo que estoy aprendiendo.

El triatlón consiste en nadar, bici y carrera a pie, y hay varias modalidades según las distancias: sprint, olímpico, media distancia, Ironman… en este caso fue un Half Ironman (2km nadando-80 km en bici (aunque en teoría deberían ser 90) y 21 km de carrera a pie). Mi objetivo a principio de temporada era hacerlo y llegar a meta sin más, pero conforme pasaban los meses me iba sorprendiendo con mis ritmos y mi mejora tan rápida (tener un buen entrenador es clave para esto). Salí con la idea de disfrutar aun sabiendo que también iba a sufrir. En algunos momentos de la carrera llegué a ir en 2º lugar pero a falta de los últimos 5 kilometros perdí 2 posiciones y quedé 4º a menos de 1 minuto de subir al pódium y a menos de 1 minuto y medio de la segunda plaza, pero las piernas dejaron de rendir como lo estaban haciendo hasta ese momento.

Aún así, me quedé muy contento, porque tenía pensado bajar de 5 horas y acabé en 4h 18′. Para mí, más que un sobresaliente.

IMG_20180918_124349

¿Qué objetivo te has marcado ahora?

Lo primero de todo seguir mejorando con el contrabajo, eso es algo que siempre tengo que tener claro, este es mi trabajo y la primera prioridad, tengo muchos proyectos en mente: recitales, grabaciones de CDs, videos… Todavía me queda repertorio por conocer. Es lo bonito que tiene la música, siempre se puede mejorar. Y como hasta ahora, seguir dando todo lo que esté en mis manos para ayudar a que mis alumnos sigan creciendo. Me gusta mucho la docencia y lo hago con mucha pasión.

En cuanto a los objetivos deportivos, mi próxima cita es la Media Maratón de Donosti el 25 de noviembre, donde intentaré hacer mi marca personal. Es un circuito muy rápido, y si no hay sorpresas, lesiones o algo por el estilo, espero poder conseguirlo.

De todos modos, el gran objetivo de la temporada es el IRONMAN de Cork (Irlanda) el 23 de junio del año que viene (4km nadando+180km en bici+42 corriendo). Mi sueño sería conseguir allí la clasificación para el mundial de Kona (Hawai), pero eso es extremadamente complicado, casi imposible, diría yo. Pero bueno, lo hablé con mi entrenador y me dijo que imposible no es, así que si hay una posibilidad entre 1000 no la descartaremos… Tampoco me voy a frustrar si no lo consigo, yo a mi ritmo, intentando cumplir con los entrenamientos, y que sea lo que tenga que ser. Al fin y al cabo no es mi profesión y voy sin ningún tipo de presión, con el objetivo de acabar la carrera y disfrutar lo máximo posible. Además iré con mi hermano, que también participará, y vaya como vaya la competición, va a ser una experiencia que recordaré el resto de mi vida, no me cabe duda.

¿Nos podrías explicar por qué es tan importante el cuidado mental y físico del músico tanto a nivel amateur como profesional?

Me encantan las similitudes que tienen la música y el deporte, mis dos pasiones de toda la vida. Muchas cosas que he aprendido con el deporte las he aplicado a la música y viceversa: la dosificación del esfuerzo, el control mental, disciplina… Al menos en mi experiencia puedo asegurar que la práctica instrumental mejoró muchísimo desde que volví en serio al deporte. Empecé a notar más resistencia mental y muscular para aguantar sesiones duras de estudio. Además se estudia con un nivel de estrés muy inferior y una calma que te ayuda mucho a concentrarte bien en lo que te debes concentrar. A nivel muscular, no es bueno mantener una misma posición durante tantas horas y forzar los mismos músculos, la gran mayoría de los músicos sufren dolores de espalda, cuello… que se podrían evitar si le diéramos al cuerpo un poco de movimiento y nos cuidásemos un poco más.

Resulta paradójico que, por ejemplo, a un violinista, chelista, contrabajista… le preocupe más la inestabilidad de la tensión del instrumento, o una raja del instrumento, que un dolor muscular que persiste durante años y que al fin y al cabo lo sufre todo el día. Y a nivel mental se está demostrando que cada vez son más los casos de “lesiones mentales” en los músicos, como la famosa distonía focal. Al fin y al cabo, como todo en la vida, es necesario equilibrar la balanza, mens sana in corpore sano. En el caso de los músicos, repito, es crucial la práctica deportiva para tener un buen equilibrio físico/mental. No es necesario ponerse metas como un Ironman ni mucho menos, pero 30 minutos o una hora 4 días a la semana  tenemos todos. El error que veo en los músicos es considerar el deporte como una tarea extra que solo se realiza si sobra tiempo. Bajo mi punto de vista, debería ser una tarea sagrada de nuestro día a día y todos deberíamos incluirla entre nuestros deberes.

El día es muy largo, yo vivo solo, trabajo en la orquesta, en los conservatorios, estudio todos los días, hago la compra, cocino, limpio y hago mucho deporte. Así que creo que tiempo no le falta a nadie, falta planificación y sobran excusas. Y para estar al 100% con el instrumento, primero debes estar a gusto con tu cuerpo y con tu salud.

Julio, para finalizar me gustaría que opinases sobre los conservatorios españoles comparándolos con los europeos en lo referente a los servicios que estos últimos proporcionan a los músicos (fisioterapia, psicología…), ya que tú has podido conocer distintos por Europa.

 La verdad es que no he conocido de primera mano conservatorios en los que se impartan estas materias, solamente de oídas. Lo que sí puedo decir es que en España hay mucha desinformación al respecto, debería tomarse mucho más en serio la psicología, la fisioterapia y la educación física bien aplicadas a la música, faltan estudios y gente especializada que luche para que se reconozcan como materias esenciales en la educación musical. En muchos casos me preocupa que la gente conozca su importancia pero no las aplique. En el libro El juego interior del tenis, muy recomendable para músicos, por cierto, hay una frase que define esto perfectamente: “El problema no es no saber qué hacer, sino no hacer lo que sabemos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s