La importancia de la imitación en la Educación Musical

Está comprobado que la imitación es muy importante pero ya no a nivel musical, sino para cualquier educación, función o movimiento.

Cuando aún no sabemos realizar algún movimiento musical (digitación, posición corporal…) o simplemente tocar una nota, pasaje, si escuchamos o vemos al nuestro profesor tocando y nos centramos en su sonido y movimiento activamos las neuronas que serán capaces para realizar esta misma función.

Os pongo un ejemplo muy claro:

Si yo toco la tuba a mis alumnos o realizo un ejercicio fitness para mis clientes, estoy facilitando ventajas para que activen las estructuras neuronales con lo que llamamos a esta fase “Aprendizaje”. Con todo ello conecto las conexiones necesarias que se activar para que mis alumnos, compañeros, clientes, puedan tocar o realizar dicho movimiento.

42743405_2133966949961337_4371734918678446080_n

Demuestro así, que es obligatorio tocar, escuchar o ver, tanto si enseñamos como si somos alumnos, facilitando así, información o que nos la faciliten de la misma manera para poder enseñar o ser enseñado. Además copiamos la postura, la forma de respirar y los más importante es que si nos concienciamos los instrumentistas o cantantes de centrarnos en la escucha e imaginar nuestro sonido perfecto, solamente después es transmitirlo y plasmarlo en nuestro instrumento. (Sustrato de la imitación).

Hace poco leí un artículo donde se hablaba de la curiosa forma en la se debería realizar una correcta educación en algunas aulas. Ya no digo de música, sino que se puede atribuir a muchas especialidades.  Me refiero a la disposición en “U” o circulo donde el docente, entrenador, pueda tener un gran campo de visión y todos los alumnos mientras esté sentados en sus pupitres puedan ver e imitar los movimientos. La verdad que es un aporte curioso.

También imitamos hasta en los niveles más extremos. Ya sea a nivel deportivo o situaciones diarias de nuestra vida. Si realizamos una actividad deportiva de alto nivel con muchas horas por ejemplo encima de la bicicleta, cuando el cuerpo esta muy agotado y no hay casi concentración, el cuerpo pedalea no de forma obligatoria, sino instintiva, ya que tiene ese movimiento bien aprendido. Otro claro ejemplo es cuando hemos tenido un día muy duro y nos ve el típico vecino que habla por los codos y si nuestro nivel de atención es muy bajo, movemos asintiendo la cabeza casi sin ordenar este movimiento a nuestro cerebro.

Estos casos son activados por el “control inhibitorio” con el que el cuerpo reacciona por impulso.

Y para finalizar ya este artículo os quería hacer una pequeña reflexión:

Animo tanto a estudiantes, profesorado, directores e intérpretes a que no solo debemos estudiar música o realizar deporte solamente, si realmente lo que necesitamos es saber cómo reacciona y funciona nuestro cuerpo. Así que os animo a que hay que ser más completo para poder ser así un buen docente, músico y deportista.

38701157_641222709610439_5761969940668088320_n

¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s