Bernat Xamena: Sacrificio, constancia y motivación.

Hoy tengo el placer de compartir con todos vosotros, la entrevista más ansiada y demandada por algunos seguidores del proyecto. En esta ocasión, he tenido la suerte de poder entrevistar y que nos cediese su valioso tiempo, el gran trompetista y deportista Bernat Xavier Xamena Vidal.

No sé si sabéis que, se está trabajando para que se pueda estrenar a finales de este año, el documental “Bocca Chiusa, la història d’un silenci”, documental dirigido por Joan Martí y producido por “Trompicar Films” donde refleja al esfuerzo que ha tenido que supera Bernat, sufirendo la distonia y estando unos 7 años apartado de los escenarios.

Cuando conocí su historia, mi ayudo a superarme y enfocar mejor mis metas, siendo un claro ejemplo de superación personal, tanto musical como deportiva.

Aquí te dejo un pequeño trailer:

Y ahora sí, aquí os adjunto la entrevista en exclusiva, donde Xavier nos cuenta con detalle su historia y su pasión, la trompeta y el triatlón.

Bernat, cuéntanos un poco de ti. ¿Quien es Bernat Xavier Xamena Vidal?

Bernat es un trompetista profesional y músico de la Banda Municipal de Palma, nacido en Porreres (Mallorca) en el año 1976. Soy licenciado en música en calidad de trompeta y me formé en la “Eastman School of Music” de Rochester (Nova York) y en la “Northwestern University” de Chicago. He sido miembro y he trabajado en orquestas como: Joven Orquesta Nacional de España, Orquesta Sinfónica de la Islas Baleares, Joven Orquesta Iberoamericana CAB-UNESCO, Orquesta Sinfónica de Córdoba, de Valencia, de Tenerife, de Galicia, Orquesta y Coro del Kirov, Tokio Symphon y también he sido miembro fundador del quinteto de metales 5dbrass.

Mi vida es una historia de voluntad, esfuerzo y superación personal en relación a mi profesión: la música, y en relación a mi pasión: el deporte. Empecé a hacer deporte simplemente para perder peso, ya que de pequeño tenía obesidad. Años más tarde, estando en el mejor momento de mi carrera como trompetista, empecé a sufrir un trastorno psico-emocional, en aquel momento muy desconocido, llamado distonía focal de embocadura, y conocido dentro de mi profesión como el cáncer del músico.

La distonía focal de embocadura me provocaba espasmos involuntarios en los músculos de la cara, era incapaz de controlarlos, lo cual me impedía ejercer mi profesión, tocar la trompeta. Durante este período la distonía focal me hizo entrar en una espiral que parecía no tener fin. Aumenté mi actividad deportiva ya que en aquel momento perder peso ya no era el único objetivo, si no que el deporte también me ayudaba a dormir por las noches, aunque fuera de agotamiento. Poco a poco, después de mucha lucha y esfuerzo y después de años de recuperación, el deporte me ha ayudado a volver a la música y, sobre todo, a la vida.

Vayamos al grano ¿Cuándo empiezas a sentir los problemas de la distonía focal? ¿Qué pasa por tu cabeza? ¿Cuál era tu estado anímico?

Había vuelto de mi primer año en Eastman School of Music, en Rochester, tenía 21 años y por fin parecía que había encontrado lo que había estado buscando durante tantos años, el sonido que siempre había deseado, facilidad, no me cansaba, era una situación maravillosa, perfecta y me sentía profesionalmente en un momento excepcional, simplemente estaba esperando que saliera un lugar de trabajo para poder luchar por él.

Un día fui a estudiar y cuando cogí la trompeta y empecé a tocar, el sonido empezó a temblar, no podía controlarlo, no sabía qué estaba pasando, no entendía la situación, pero sí que sentí que algo grave estaba sucediendo. Fue como si hubieran soltado una bolita de nieve en la parte más alta de una montaña. Empecé a tener problemas para atacar la primera nota, después tuve problemas en el registro agudo y todo fue complicándose hasta que un día no podía tocar absolutamente nada y cuando acercaba la boquilla a diez centímetros de mi cara tenía espasmos musculares involuntarios. Esta situación me afectó a nivel psicológico y emocional, me anuló completamente, mi carácter cambió, …

unnamed(Foto: documental “Bocca Chiusa” la història d’un silenci)

Resume brevemente que es la distonía focal para que puedan saber los lectores, que es perfectamente esta enfermedad.

La distonía focal no es una enfermedad neurológica, sino un trastorno psicológico emocional, y ¿por qué no es una enfermedad neurológica? Porque cuando el trompetista, el guitarrista, el violinista, el pianista… se alejan del instrumento e intentan tocar, todos los espasmos, movimientos involuntarios… desaparecen. Si fuera una enfermedad, con o sin el instrumento, se produciría la misma situación, por tanto, los espasmos o movimientos involuntarios, no son el problema, son la consecuencia de un desorden en la organización del pensamiento.

La distonía focal de embocadura es una película que vamos grabando en nuestro subconsciente, cuando por diversos motivos, en vez de pensar en lo que queremos, en qué sonido queremos, qué música queremos tocar en cada momento, nos fijamos en qué queremos evitar, qué queremos que no suceda y cuando más nos fijamos, más nos alejamos del camino, porque precisamente nuestro cerebro ya no está pensando en lo que quiere, sino en lo que no quiere o en lo que quiere evitar. Si además a todo esto le añadimos que emocionalmente nos afecta… tenemos un grave problema.

¿Crees que la práctica deportiva ayuda a potenciar las opciones de cura de la enfermedad?

Eliminando la palabra enfermedad de la pregunta, estoy totalmente convencido de que sí. Para mí el deporte es una forma de vida y en mi caso me ayudó de diferentes formas. En un primer momento el deporte fue una manera de combatir mi obesidad. A los 21 años cuando empecé con la distonía focal de embocadura, el deporte era la única manera de poder conciliar el sueño por las noches. Una de las sensaciones más difíciles de sobrellevar es la imposibilidad de desconectar del problema, tu cerebro está en constante funcionamiento durante las 24 horas del día.

Empecé a entrenar muy duro y eso hizo que en mi cabeza empezaran a existir otro tipo de objetivos y pensamientos dejando de ser la trompeta el único foco de atención. La música y el deporte son muy parecidos, son esfuerzo, dedicación, entrenamiento, luchar por un objetivo, constancia, sacrificio… Además, pienso que una persona que físicamente tiene un estado óptimo, está en mejores condiciones para tocar un instrumento como la trompeta.

15920ea3-7803-4aa2-98ec-15c73c47b32a(Foto: Rafa Babot)

Bernat, mi enhorabuena, nada más ni nada menos que…Campeón del Ultra Mallorca Man. Cuéntanos qué es un ultraman y tu experiencia en este deporte.

Un ultraman es un triatlón de ultradistancia dividido en tres días. Con la ayuda de una tripulación de dos personas encargadas de la alimentación, guía y apoyo. El primer día nadé 10 km y 126km de bicicleta con 1500m de altitud acumulada. El segundo día 312 km en bicicleta con más de 4000m de altitud acumulada. El tercer día 84’4 km de carrera a pié (una doble maratón). Esta fue mi primera experiencia en un triatlón de ultradistancia, y la verdad, mi cuerpo me sorprendió.

Todo empezó 14 meses antes. Nos sentamos con mi entrenador y trabajamos en una planificación para clasificarme en el Ironman de Gales para el Campeonato del Mundo de Ironman en Kona (Hawaii) el 9 de septiembre de 2018 y acabar el Ultra Mallorca Man el 1, 2 y 3 de Noviembre de 2018. Una planificación de unas 30 horas de entrenamiento semanales con unas 5 sesiones de natación, 4 de ciclismo, 4 de atletismo, 2 o 3 de musculación, una de k-strech, más fisio, masajista… si todo esto tienes que compaginarlo con una familia, una hija y mi trabajo en la Banda Municipal de Palma, no es tarea fácil. En Gales conseguí la clasificación acabando el 49 de la general y 5º en mi grupo de edad 40-44, donde había 5 plazas. La alegría fue máxima, era un sueño hecho realidad. Tenía un mes y medio para recuperar mi cuerpo y enfrentarme a mi primer triatlón de Ultradistancia.

Lo más difícil fue trabajar con mi cabeza, mi cuerpo se recuperó muy rápido, pero mi cabeza me decía basta, quiero descansar. Hoy en día todo está muy avanzado en el deporte, y con las pruebas periódicas que me hace mi entrenador, sabe exactamente lo que puedo o no puedo hacer. Dos días antes hablamos de alimentación, de ritmos… En esta carrera había verdaderas leyendas de la Ultradistancia, pero sólo podía preocuparme de mi mismo, y estar confiado en el trabajo hecho. Todo salió perfecto, mi cuerpo respondió perfectamente los tres días y mi estómago aguantó como un campeón.

¿Qué objetivo te vas a marcar ahora?

Durante este año me voy a centrar en llegar lo mejor posible al Campeonato del Mundo de Ironman en Kona (Hawaii) que se realiza día 12 de octubre. Perfeccionar mi técnica de natación sin neopreno y seguir disfrutando del deporte y del triatlón son los objetivos a nivel deportivo de este año. Además, durante el 2018 se estuvo haciendo un documental sobre mi vida, donde se podrá ver mi recuperación de una recaída de la distonía focal de embocadura y toda la preparación para los objetivos antes citados.

El título del documental es “Bocca Chiusa” la historia de un silencio. En este documental he dedicado mucha energía y tiempo, se explica mi vida y toda mi historia con el fin de intentar ayudar a otras personas. Se ha hecho de una manera muy seria y hay grandes profesionales implicados. Espero que a finales de este año se pueda estrenar.

3d12cfab-8ba2-4263-84de-d97f406fe586(Foto: Rafa Babot)

¿Podrías explicar porqué es tan importante el cuidado mental y físico del músico tanto a nivel amateur como profesional?

Por todo lo que me ha tocado vivirsuperar, tengo una opinión muy personal respecto a esta pregunta. El cerebro lo puede crear todo o destruir todo, depende del camino que escojamos y sobretodo de la manera de pensar que nos hayan inculcado nuestros profesores. Es muy distinto el que te enseñen a disfrutar de la música siempre con tu mentalidad puesta en lo que queremos conseguir, o que te enseñen en simplemente evitar el error o el “esto no”.

También va a ser y es muy importante nuestro carácter y actitud a la hora de estudiar o de afrontar compromisos a nivel amateur o profesional. Igualmente el estar en un buen estado de forma física implica muchos ámbitos: ejercicio físico a diario y dieta equilibrada. En mi caso el beneficio que me ha aportado el deporte ya lo he citado anteriormente, me ha ayudado en muchos momentos a sentir que continuaba aquí, que continuaba vivo y que valía la pena continuar luchando.

325047ca-b162-4d19-aaf9-8167bb1ac998(Foto: James Mitchell)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s