nutrición

¿Alimentos que nos Alteran o Relajan?

En nuestra vida diaria y nuestra profesión, estamos expuestos al estrés, llevándolo de diferente forma, cada uno de nosotros. Los hábitos nutricionales, y los hábitos alimentarios “emocionales”, tienen que ver con formas en que muchas personas manejan sus sentimientos, tanto positivos o negativos, como la ansiedad, depresión, el aburrimiento…

Ante un concierto, estudio, prueba, consumimos alimentos no saludables o cantidades no adecuadas de comida, tanto por exceso, como por defecto (sin apenas pensar en ello) dependiendo de nuestras emociones.

Frente al estrés hay que comer bien, adecuadamente y de toda variedad, para que nuestras defensas puedan hacer su trabajo.

¨Necesitamos conocimientos y una educación básica por parte de buenos profesionales, para poder sentirnos mejor y DESARROLLAR nuestras tareas, además de poder enseñar a los futuros artistas los valores CORRECTOS de una buena nutrición.

Saber qué comer en momentos importantes, antes de un momento de estrés o los nutrientes que tengan una mejor digestión y no sean tan pesados para que así, podamos estar los más próximo a nuestro 100%, es algo de vital importancia.

¿Qué es el estrés?

Es el proceso que se inicia cuando una persona percibe una situación o un comportamiento, como algo amenazante o desbordante de sus recursos.

Independientemente de que la fuente de estrés sea física o emocional, el organismo reacciona bombeando adrenalina que nos preparan para enfrentar esta situación.

Al finalizar este, los niveles hormonales vuelven a la normalidad y el sistema nervioso recobra un estado de menor alerta. En ocasiones, el estilo de vida actual lleva a un estrés mental de larga duración, que puede hacer que el organismo se encuentre en un estado de reacción al estrés durante periodos prolongados.

Alimentos anti estrés: ¿cómo funcionan?

Los alimentos pueden combatir el estrés de varias formas. Algunos alimentos aumentan los niveles de serotonina, una sustancia química del cerebro que actúa como calmante. Otros alimentos pueden reducir los niveles de cortisol y la adrenalina, hormonas del estrés que perjudican al cuerpo con el paso del tiempo.

Veamos seguidamente algunos alimentos recomendados para disminuir el estrés:

El Platano: Es el alimento más útil para el sistema nervioso. Incluye vitamina A en grandes cantidades, todas las vitaminas del complejo B. Con un solo plátano obtienes 1/5 de todas tus necesidades diarias de vitamina C. Es toda una reserva de minerales (hierro, calcio, potasio, cobre y magnesio). Además es un buen alimento para las úlceras y se digiere con facilidad. También ayuda a mantener la presión arterial.

Los cítricos: Estudios sugieren que la vitamina C puede reducir los niveles de hormonas del estrés, al mismo tiempo que refuerza el sistema inmunológico.

Las espinacas: El magnesio ayuda a regular los niveles de cortisol que suele estar bajo cuando estamos bajo presión. Unos niveles demasiado bajos de magnesio pueden desencadenar dolores de cabeza y fatiga, agravando los efectos del estrés.

Pistachos: los pistachos pueden suavizar el impacto que tienen las hormonas del estrés en el cuerpo. Comer un puñado de pistachos al día puede disminuir la tensión arterial, de forma que no se eleve tanto si tenemos un aumento de adrenalina.

Almendras: las almendras contienen vitamina E que refuerza el sistema inmunológico, y varias vitaminas del complejo B, por lo que pueden hacer que el cuerpo sea más resistente durante los episodios de estrés. De 5 a 15 almendras son suficientes para obtener todo su efecto regenerador.

Las Pasas: Su alto contenido en hierro calcio, magnesio, fósforo, potasio, cobre, y vitaminas B1 y B6 las convierten en un aliado perfecto para combatir el estrés. Con una pequeña cantidad de pasas obtendrás todos sus nutrientes. Conviene que bebas mucha agua después de comer pasas, u otra fruta deshidratada, para compensar la pérdida de agua. La gente que fuma debe tomar mucho hierro, por ello, si fumas, come más pasas. El fumar incrementa la necesidades de hierro y otros transportadores de oxígeno.

El Aguacate: Sus grasas monoinsaturadas y su alto contenido en potasio, nos ayudan a nivelar la presión arterial.

El Coco: Es rico en magnesio. El magnesio es un tranquilizante natural que mantiene el equilibrio energético en las neuronas y actúa sobre la transmisión nerviosa, manteniendo al sistema nervioso en perfecta salud.

Veamos ahora ejemplos de nutrientes que puedaen alteran tus nervios

La Sal: Si ingieres una cantidad excesiva de sal, te arriesgas a que tu presión arterial aumente, con lo que incrementas el riesgo a padecer alguna dolencia cardiovascular.

Debes saber que todos los alimentos contienen sal de forma natural con lo que ingiriéndolos cubres las cantidades necesarias de tu organismo.

Dulces o alimentes altos en azúcar: Al ingerir azúcar, los niveles de azúcar en sangre, y por lo tanto de energía, aumentan bruscamente. Pero tan rápido como suben pueden descender, con lo que el organismo puede requerir mayor cantidad, causando sensación de irritabilidad y agotamiento.

Por otro lado, hay que resaltar que algunos nutrientes, como la glucosa, pueden ser los responsables de los cambios de humor, estado de ánimo y estrés.

Para entenderlo, la glucosa es la molécula a partir de la cual el organismo se surte de energía, podríamos decir que se trata de la gasolina para que tu organismo funcione. Su nivel en sangre es la causa y la consecuencia de diferentes reacciones internas y externas como las alteraciones en el humor, el cansancio, el nerviosismo, etc.

El Alcohol: Muchas personas recurren al alcohol para tratar de superar los momentos de estrés, pero esto puede ser el peor enemigo de este trastorno y de la salud tanto física como psíquica. Y es que, aunque en pequeñas dosis puede inducir superficialmente a la relajación, cuando pasa de una cantidad determinada, su efecto es el contrario e intensifica la ansiedad y el estrés en vez de mitigarlo. De ahí que muchos individuos se vuelvan más violentos cuando consumen demasiado alcohol.

La Cafeína: si estás estresada/o aún lo estarás más. El café, el té (por su teína), los refrescos con cafeína, todos ellos actúan sobre tu sistema nervioso, aumentan la presión arterial, agravan la ansiedad y en grandes dosis pueden causar palpitaciones además de entorpecen el sueño llegando a provocar insomnio. Por ello, en los momentos en los que te sientas más nerviosa debes evitarla a toda costa.

Grasas saturadas: Una ingesta excesiva de grasas saturadas, aumenta el riesgo de sufrir obesidad, dolencias cardiacas y está asociado con algunos tipos de cáncer como el de mama, de intestino y páncreas.

Solamente deciros para finalizar, que aquí os he adjuntado de forma generalizada unos ejemplos de alimentos que pueden beneficiarnos por su suave y rápida digestión e incluso relajarnos y prepararnos, en momentos previos a una actuación y otros en cambio, pueden producirnos sensaciones negativas en nuestro organismo y no sentirnos con nuestro mejor potencial frente a una actividad.

De esta manera queda demostrado, como digo en mis charlas, que necesitamos entrenamiento mental y físico para nuestro estilo de vida, pero sin olvidar la importancia de poder adquirir una buena o unas básicas nociones de nutrición que nos puedan producir una mejora en nuestro día a día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s