motivación, Psicología

¿DISFRUTAS de lo que haces?

En la educación artística mayoritariamente, hay profesores y centros, que tienen su eje principal, solamente en enseñar a no fallar notas, buscar llegar al máximo nivel en el menor plazo posible (sin disfrutar del camino), aprobar exámenes, alcanzar títulos y plazas profesionales. No digo que no sea del todo correcto, ya que en parte tiene que existir exigencias básicas… pero si que se deja por el camino valores muy importantes como la humildad y el compañerismo.

Si no alcanzamos una plaza en dicha orquesta o banda, vamos… parece ser que estamos siendo una ruina para el colectivo artístico. ¡No valemos para la Música! Es triste…

Te dejo un vídeo, pero después, sigue leyendo que creo que te interesa y ¡MUCHO!

Entonces, si te gusta la docencia ¿qué pasa? ¿es fácil? ¿es menos importante? ¿he fracasado?

¡NOOOO XÈ!

Realmente tanto docentes colocados en sus respectivos conservatorios o centros musicales y los intérpretes en agrupaciones profesionales, ¿son realmente felices haciendo éstas tareas?

Observo en ocasiones cansancio, ansiedad y estrés por parte de algunos. Muchos de ellos callan por miedo a represalias y temores a no poder ejercer aquello que tanto le gustaba y ahora que por factores de envidias, malos rollos, han perdido todo ese amor e ilusión, por aquello que le hacia vibrar…

¡No olvides porqué empezaste Artista-Deportista!

Esa ilusión no permitas que nadie te la quite. Rodéate de gente que aporte ¡SIEMPRE!

Charla en INSTRUMENTOMANIA (Guadassuar-Valencia)

Por desgracia, vemos muchos casos de obsesiones, fobias, enfrentamientos, competitividad y en los peores casos el abandono, por centrar nuestro potencia y la mayor parte de nuestra vida en algo que debería ser el segundo plato o incluso el postre.

Pocos son los centros de educación artística o profesores que viven y enseñan la música con afán de crecimiento, ayuda, en donde poco se hable de fama, títulos, plazas y solo se centren en disfrutar del poder de la música… reír, compartir, saborear, expresar, evadirse de los problemas y captar a los demás a que sean más felices con la música.

Vamos aportando cada vez más artistas emprendedores nuestro granito de arena, para que la educación mejore un poco cada día.

IEEEP! una cosa. ¿Os habéis parado a pensar en los que tocan Charanga, Jazz o demás formaciones no tan clásicas o de renombre…?

¿Sabéis qué?

Disfrutan que flipas y sus caras son siempre sonrisas toda la actuación. No sufren tanto estrés, malos rollos, miedo escénico… se centran en disfrutar primero ellos y crean el hilo conductor que envuelve al público.

Todos, desde bien pequeños en nuestra educación, deberíamos vivir la música de manera natural, con autenticidad, viveza y riqueza. Tanto en centros especializados de música, como en la enseñanza obligatorio.

Puedo aseguraros que tengo muchos amigos profesores que se lo curran al 300% y sus alumnos están encantados.

Creo que al final de todo y como obligación, es buscar eso que nos cree y nos erice todo el cuerpo o dicho de otra forma, como dice Valentí Sanjuan “que se nos pongan los pezones de punta” y dejar de lado el estatus, nivel de agrupación y ese estrés constante.

Desde el Parc Güell viendo el Tibidabo (Barcelona)

Si se consigue una plaza de solista, pues CHAPÓ, tenéis mi admiración, pero para los que no puedan, no pasa nada, todos nos necesitamos y somos iguales. Al final , todos sufrimos, disfrutamos, nos frustramos, seguimos… y quien diga que no … ¡MIENTE!

Poco a poco voy entendiendo, viviendo y comprendiendo aspectos de la vida del artista, tanto física, como mentalmente y os aseguro que ¡no son pocas!

Algunos profesores, me dijeron en su día, que cuando la música se creó, desde las primeras voces, sonidos de guerra, caza, entretener a los nobles… afirmaban que nunca pensaron en su finalidad más importante, la que hoy en día es primordial, como es contribuir en la felicidad de las personas para que tengan una vida más sana y llena.

Y lo que vemos son enfermedades, desequilibrios, fobias, artistas quemados… ¡es una pena!

Os recomiendo para finalizar, que descubráis o conozcáis algún mentor que os motive, que podáis hablar con él o ella, que os aporte y tenga una vida sena y llena de luz, que os contagie y os ayude a evadir malos comentarios que puedan ir dirigidos a vosotros, del estrés o la competitividad que tenemos ahora mismo.

Cuando encuentres tu punto de tranquilidad o de armonía (aunque las preocupaciones pueden rondar la cabeza), serás más feliz haciendo lo que más te llena y sabiendo que estás aportando algo a la sociedad.

“Carmina Burana”. Colaboración con la Banda Municipal de Barcelona. (23 de Febrero de 2020).

Yo de verdad, que de todo corazón, intento llegar a vosotros, creando una paz y motivación para que disfrutéis del arte de la música. Yo ya sufrí bastante. Aunque hay días que también tengo mis baches y lagunas… pero me refugio en el deporte. ¿Porqué no lo pruebas?

Pero repito una última cosa y acabo ya… (de verdad), en el arte como en la vida, todos nos necesitamos, todos caemos, sufrimos y callamos… así que menos callar, más reír y disfrutar de lo que hacemos y sobretodo no está permitido olvidar que venimos a VIVIR.

¡VIVE HOY, MAÑANA YA VEREMOS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s